Un día como hoy ...

B

Boeingstore

Guest
#43
Feb 5


1590- Muere el historiador Español Fray Bernardino de Sahagun.

1917- Promulgacion de la Constitucion Politica de los Estados Unidos Mexicanos, en la ciudad de Queretaro.

1984- Muere Rodolfo Guzman Huerta, "El SANTO", Luchador y actor Mexicano
 
B

Boeingstore

Guest
#44
FEB 6


1853- Muere el General Anastasio Bustamante, Presidente de Mexico en Varias Ocaciones.
 
B

Boeingstore

Guest
#45
FEB 7



1917- sale del territorio Mexicano la llamada Expeditcion punitiva del Gral. Pershing contra Francisco Villa
 
B

Boeingstore

Guest
#49
FEB 9


DIA DEL DENTISTA


1990- ALEMANIA- Comienzan las obras para derribar el Muro de Berlin
 

Dream Liner

Well-Known Member
#50
Un día como hoy de 1927 se celebró en Nueva York el retorno de Charles Lindbergh después de su épico vuelo transatlántico, 750,000 libras de confetti fueron utilizadas a su paso por las calles de Nueva York siendo ovacionado por 4 millones de personas....

 
#51
Corrí sin voltear (DC-9 Aeroméxico Yucatán 27-Jul-1981)

‘Corrí sin voltear…’
Lourdes Díaz López | 27 de Julio del 2013 | 06:29 hrs

Chihuahua.- Este 27 de julio se cumplen 32 años del accidente aéreo más grave en la historia de Chihuahua, donde más de la mitad de una tripulación de 66 personas entre pasajeros y personal de la aerolínea murieron, algunos de ellos calcinados luego de que la aeronave se partiera en dos.

Doña Andrea Elizondo de Sepúlveda, una de las sobrevivientes, quien recuerda el accidente como algo de lo más extraordinario que ha vivido en su vida, ya que salió completamente ilesa con sólo “una media rota”, según relata, puesto que al bajar del avión perdió un zapato, y debió correr descalza entre el monte hasta llegar al aeropuerto a encontrarse con sus hijas que la esperaban.

Fue un lunes por la tarde cuando viajó de Monterrey a Chihuahua porque no cabía en el avión privado de su familia que venía a Chihuahua, sus hijas y su esposo Óscar Sepúlveda, se vinieron en avión privado y ella abordó el vuelo de Aeroméxico, para vivir esta experiencia que lejos de considerarla como amarga, se siente afortunada de saberse protegida por Dios.

“De pronto vi láminas sueltas, y sentí un golpe como si hubiéramos chocado con algo, luego escuché a un niño que dijo: está lloviendo, y vi que caía granizo, y me di cuenta del accidente”. Cuenta que ella conocía muy bien los aviones porque su esposo tenía uno en el que viajaban con frecuencia, y cuando surgió el accidente, ella misma abrió la puerta y sin escalera ni nada brincó del avión y empezó a correr junto con otros pasajeros.

Cuenta que calzaba unos zapatos tipo sandalia, perdió uno, y sin haber pisado descalza nunca ni en la alfombra, entre el monte y el granizo, descalza, corrió sin voltear, sólo con la ayuda de Dios, pensando en lo asustadas que estarían sus hijas que la esperaban en el aeropuerto. La escena estaba llena de humo, fuego y granizo, todo pasó muy rápido, había muy poca visibilidad por el humo, y el piloto les decía que corrieran hacia el otro lado, que el aeropuerto estaba hacia el otro lado porque no se veía nada, hasta que llegaron a la cerca.

Se encontraron con un camioncito de los que usaban para acarrear maletas que venía a brindar a apoyo, pero ella se negó a subirse, pero la subieron por la fuerza y se bajó y siguió corriendo, “yo sólo les decía que mejor ayudaran a los heridos”, luego se encontró con un segundo camioncito, y siguió corriendo, “entré al aeropuerto por el lado de las maletas corriendo, mojada y descalza”.

En el trayecto dice, “vi a una aeromoza con la ropa pegada al cuerpo, ya quemada, y muchos cuerpos tirados”, pero dice que jamás pensó en parar de correr con la idea de que en cualquier momento se podría empeorar la situación, y que sus hijas que la esperaban en el aeropuerto estarían muy asustadas, y su suegra, que fue a recogerla con sus hijas, era muy nerviosa, “mis hijas estaban consolando a mi suegra”, dice, y lo que alcanzó a ver es porque se lo encontró, porque en ningún momento se volteó a ver.

Ahí me ofrecían tequila, coca cola, cosas de tomar para los nervios, y no tomé nada, creo que se asustó más mi suegra, cuenta la sobreviviente.

Entre lo que más recuerda dice, es a un niño que viajaba solo, “con carta”, en el asiento 1, cerca del suyo que era el 2A, y que su mamá lo esperaba en Hermosillo, “me sentí muy mal de no ayudar a ese niño que viajaba solo, pero me lo encontré en el aeropuerto, lo vi que sí sobrevivió, que estaba hablando por teléfono con su mamá le preguntaba que por qué se había bajado en Chihuahua si debía bajarse hasta Hermosillo, el niño no le podía explicar, no sabía explicar, era un menor de edad”, relató.

Cuenta que durante el trayecto que estuvo corriendo, se encontró con un fotógrafo del periódico, “le dije: ‘suelte esa cámara y póngase a ayudar a los heridos’, me respondió que estaba haciendo su trabajo”, después entendí que tendría razón.

Siempre he sido una persona de fe, de misa diaria, y en ese momento confiaba en Dios tanto como ahora dice, porque se siente protegida, ya que ella cree que desde que se nace, se viene al mundo con un plan de Dios y nada lo interrumpe, y la prueba está que de un accidente donde decenas de personas quedaron hechas cenizas, ella salió sólo con la media rota.

Recuerda que el piloto, Víctor Manuel Ortigosa, sobrevivió, así como el copiloto que a raíz de ese accidente conoció a la secretaria del gerente de Aeroméxico en Chihuahua, Zucy Martínez, con quien se casó y ahora viven en México, “ellos estuvieron aquí en la casa, mi esposo los invitó”, comenta.

Cuando llegó al aeropuerto donde la esperaban sus 4 hijas, de entre 7 y 11 años de edad, su suegra le había avisado ya del teléfono público a Óscar Sepúlveda su esposo, quien llegó lo más rápido que pudo, y sin esperar a dar las declaraciones ante el Ministerio Público que le pedían, se fueron a su casa, a fin de que las niñas no vieran todo el movimiento, y ni ella seguir viendo toda la tragedia.

Al siguiente día, a las 9 de la mañana, subió al avión privado de su esposo, para dominar el miedo a los aviones, y así fue, nunca dejó de viajar, incluso en la aerolínea de Aeroméxico con lluvia o sin ella, disfrutando de los vuelos, en los que confía “es muy poco probable que me vuelva a suceder algo así”, considera.

Relata que un hermano suyo murió en un accidente vial, y ella sobrevivió a un accidente aéreo, lo que ve como una prueba más, de que Dios tiene un plan de vida para cada persona, desde que se nace, y nada lo cambia, por ello cada quien debe cumplir con su plan de vida sin cambiar las cosas y se siente muy afortunada de estar cumpliendo con el suyo, según dice.

Doña Andrea recuerda que el piloto sí quedó emocionalmente muy afectado, recibió un largo tratamiento psicológico, y seguramente mucha gente, pero ella comenta que no le quedó ningún problema con los vuelos, cada dos meses viaja sola a visitar a su madre, a quien sí le asustaba mucho que se volviera a subir a los aviones sobre todo de Aeroméxico, pero el miedo pasó y todos estos años ha hecho viajes largos y es algo que disfruta mucho según comenta.

En esa fecha esta mujer tenía 35 años de edad, ahora cuenta con 67 años, y cree que el día que le toque morir, será en algo que nada ni nadie pueda impedir, vive sin miedos, segura de que Dios la protege, y tiene un plan para ella y no se irá sin concluirlo, ni antes, ni después.

En una nota informativa publicada por el periódico “El País”, que circula en el internet sobre este accidente con fecha del 29 de julio de 1981 describe lo siguiente:“Un viento huracanado de cien kilómetros por hora ha sido la causa (a salvo de lo que dictamine la lectura de la caja negra), del accidente aéreo ocurrido el pasado lunes, a las 16:30 horas, en el aeropuerto mexicano de Chihuahua”.

“Hasta el momento han fallecido 30 de los 66 ocupantes del DC-9 de Aeroméxico, que cubría la línea interior Monterrey-Chihuahua-Hermosillo-Tijuana. Otras fuentes señalaban a la hora de cerrar esta edición que la cifra de muertos podía oscilar entre 45 y cincuenta”.

“La aeronave Yucatán había efectuado el vuelo desde Monterrey sin novedad, según la gerencia de Aeroméxico. Justamente el día anterior había salido de los hangares tras una revisión calificada como doble A, y su tripulación estaba encabezada por el piloto Víctor Manuel Ortigosa, con más de 10,000 horas de vuelo”.

“En el momento en el que iniciaba el descenso hacia la pista se desató sobre el aeropuerto una tormenta huracanada con fortísimas rachas de lluvia. Uno de los supervivientes manifestó que no había visibilidad ninguna y que el aparato sufría grandes bandazos por efecto del viento. Un mecánico de una compañía aérea local, Viviano Sánchez, manifestó por su parte que en medio de la tormenta vio a lo lejos a un jet que descendía, aparentemente, sin problemas. "Aterrizó bien, pero a los pocos momentos estalló".



-
El Diario de Chihuahua
 
B

Boeingstore

Guest
#54
Feliz Cumpleaños a Avianca (atrasado) jaja. El pasado 5 de Diciembre la Aerolinea Colombiana cumplio 94 años siendo la mas vieja de America y la segunda en el mundo solo despues de KLM.

 
Arriba