MEX-GRU RT LATAM PREMIUM BUSINESS y otros (LATAM, VIVAAEROBUS y VOLARIS)

panxuus

Active Member
Buenas tardes amigos del foro. Con mucho gusto les quiero compartir el viaje que hice a Brasil partiendo desde Villahermosa. Viajamos dos personas, mi novia y yo, visitando Sao Paulo, Paraty y Río de Janeiro. El itinerario se compone de la siguiente manera.

Fecha: Jueves 7 de julio de 2016
Origen: Villahermosa (VSA)
Destino: Ciudad de México, Terminal 1 (MEX)
Aerolínea: Vivaaerobus
Vuelo: 3247
Horario: 08:40
Avión: A320-200

Fácil tenía mas de 3 años sin volar con Vivaaerobus, desde que suspendieron la ruta MEX-VSA, que retomaron en junio de 2016 con módicos precios desde $200.00 (11 USD), por persona. O bueno, eso fue lo que yo pagué. El check in fue algo lento ya que llegamos con un poco de retraso al aeropuerto, sin embargo el personal de Viva fue ágil y amable en todo momento. Posteriormente pasamos seguridad, igual de rápido y esperamos por nuestro vuelo que saldría por puerta 2, si bien el embarque se inició a las 08:30, a las 08:50 ya estábamos haciendo push-back. El vuelo estimo venía a una ocupación de un 80%. El horario la verdad es poco atractivo, pero los precios son los precios. El vuelo fue muy tranquilo, el avión nuevo, limpio y el personal abordo gentil. Nada interesante fuera de eso, salvo la vista sobre los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl, el último esta por perder su glaciar lamentablemente, ya se aprecia el cráter, cosa que antes no era posible por la capa de hielo y nieve. Aterrizamos cerca de las 10:10, un aterrizaje suave y nos conectaron posteriormente a la manga 3, recogimos equipaje rápido y salimos del aeropuerto a casa, ya que el siguiente vuelo era hasta el día siguiente.

-------------------------------
-------------------------------
Fecha: Viernes 8 de julio de 2016
Origen: Ciudad de México, Terminal 1 (MEX)
Destino: Santiago de Chile (SCL)
Aerolínea: LATAM Airlines
Vuelo: 621
Horario: 20:25
Avión: B787-800

Llegamos al aeropuerto Benito Juárez cerca de las 17:00, poco más de las tres horas reglamentarias para hacer check-in. Desde diciembre y enero pasado LATAM opera desde la sala F de la terminal 1, en vez de la terminal 2. Honestamente me gusta más la terminal 2, pero también se agradece evitar tomar el aerotren que en muchas ocasiones no funciona.

Hicimos el check-in rápidamente a través de la fila Prioritaria o Preferente y en menos de 4 minutos ya teníamos pases de abordar y equipaje documentado hasta destino. Pensábamos pasar inmediatamente seguridad para curiosear un poco en el Duty Free y hacer uso del Salon Admirals Club de American Airlines, peeerooo... alguien prefirió quedarse en la avenida junto al aeropuerto a fumar. Así que no utilizamos dichos beneficios por el vicio.

Una hora antes del embarque pasamos filtros, los cuales fueron muy rápidos y buscamos en las pantallas de información la puerta desde donde se abordaría nuestro vuelo, la cual fue la número 23. El vuelo se empezó a abordar a la hora indicada, de igual modo abordamos de los primeros al viajar en Premium Business... y fue la primera vez que entré a un 787, debo admitir que quedé maravillado de lo que veía: entrar a un avión siempre es pensar entrar a una caja de zapatos, pero abordamos y la sensasión de amplitus es enorme, así mismo la iluminación es sublime, el avión con sus pocos años de uso impecable, y la emoción de viajar en Premium al borde, era la primera vez que viajábamos en esa cabina. Al segundo se presentó la tripulación, primero aquel encargado de nuestra área y posteriormente la jefa de servicio. Nos ofrecieron material de lectura y un kit de amenidades que consistía en una bolsa Salvatore Ferragamo con algunos artículos como pasta de dientes, cepillo, espejo, cubreojos, tapones de oídos, etc.

De entrada nos ofrecieron una copa de champagne acompañada de una porción de nueces de la india y avellanas, mientras esperábamos el final del embarque. El cual finalizó cerca de 10 minutos antes de la hora de despegue, se preparó la cabina de pasajeros para el despegue y cerca de las 20:30 estábamos en la cabecera de la pista. El despegue fue muy suave y muy silencioso. Y rápidamente ganamos altura hasta llegar a la altura de crucero, en ese momento empezó la tripulación a preparar la cena. La cual consistió en unos ravioles rellenos de ricota al pesto como plato principal, una ensalada de verduras, pan al gusto y una crema de calabazas, de postre una tarta de fresas y vainilla.

Que decir, deliciosa la cena, en especial porque soy fan del pesto y de la crema de calabazas, un vino blanco pedí para tomar, agua y un digestivo.

Retiraron la cena y poco tiempo después apagaron las luces. El sistema de entretenimiento lo use poco, enlisté las canciones que me gustaran y de vez en vez revisaba el mapa de vuelo. El viaje fue algo así: despegar hacia el norte desde el AICM, virar al sur y salir al Pacífico por Oaxaca y en línea recta hasta La Serena, desde donde se realizaron las maniobras necesarias para aterrizar en SCL.

Intenté descansar los más posible, pero a lo mucho fueron unas 4 horas lo que conseguí, nos despertaron una hora y media antes del aterrizaje para servir el desayuno, el cual consistió en un omelette acompañado de un yogurth y fruta, jugos, agua y café.

El aterrizaje fue muy suave y rápido, cerca de las 05:30, rápidamente nos conectaron al pasillo telescópico, buscamos las ruta de conexiones donde hicimos una rápida revisión de seguridad y esperamos al próximo vuelo que salía a las 07:30.

¡Qué decir! Primera vez viajando en 787 y en clase Premier, un gran servicio por parte de LATAM, el avión impecable, moderno, la iluminación es fantástica, el servicio de la tripulación excelente, la comodidad muy buena.
-------------------------------------
 
Última edición:
Fecha: Sábado 9 de julio de 2016
Origen: Santiago de Chile (SCL)
Destino: Sao Paulo, Guarulhos (GRU)
Aerolínea: LATAM Airlines
Vuelo: 750
Horario: 07:30
Avión: B767-300

El abordaje de éste vuelo comenzó cerca de las 06:45, mediante la puerta 18A del aeropuerto SCL, embarcamos rápidamente el 767, el cual es mi avión favorito, cuando empecé a viajar casi siempre era en un 767, me trae muchos y muy buenos recuerdos. Nuestros asientos eran los 4L y 4K, los cuales tienen una ventanilla cancelada, cosa que había leído pero también olvidado al momento de elegir asientos. A las 7:20 ya estábamos todos en nuestros asientos, sin embargo parte del equipaje en conexión no había llegado a la plataforma, por lo que el vuelo se retrasó casi una hora mientras el equipaje llegaba y se embarcaba en la aeronave.

Esto trajo algo muy positivo, ya que el amanecer sucedió y pudimos ver la cordillera nevada, el cruce de la misma fue muy suave, cosa contraria a otras ocasiones en las cuales se habían presentado turbulencias algo fuertes. En cuanto pasamos la cordillera comenzó el servicio a bordo, el cual consistió en lo mismo que en el vuelo de MEX a SCL, omelette, frutas, yogurth, bebidas frías y calientes.

Esta vez usé un poco más el sistema de entretenimiento, más que nada los juegos, Texas hold'em, ahorcado y batalla naval. Los asientos eran muy cómodos, me parece que era un 767 con interiores renovados, el vuelo fue muy tranquilo, salvo algunas turbulencias sobre el territorio de Argentina, si mal no recuerdo la ruta fue Santiago, curzar un poco al norte la codillera, pasar sobre Mendoza, Córdoba, enfilar hacia Iguazú, Curitiba, salir ligeramente al Océano Atlántico y reingresar a la altura de Santos, lamentablmente no pude ver bien el aterrizaje, ya que alguien había monopolizado la ventnailla, pero fue muy suave. el aeropúerto GRU sorprende por su tamaño y diversidad de aerolíneas, aterrizamos cerca de las 12:30, 15 minutos después de itinerario, descendimos rápidamente a la Terminal 3.

Hicimos migraciones en instantes, aunque la Agente tardó un poco en darnos entrada al país, no nos preguntó nada, pero fue algo más tardado que en otros lados. Nos sellaron los mpasaportes con el de Policia de Migración y con uno conmemorativo de las Olimpiadas y pasamos a entrega de equipaje, donde igual tardaron un poco las maletas en salir, pero ninguna espera escandalosamente larga. En aduana nos dejaron pasar sin decir ni una palabra y cerca de las 13:00 estábamos libres en Brasil.

Tomamos el autobús entre terminales hacia la terminal 2, donde tomamos el autobús 257 que por R 5.55 nos llevó al metro Tatuapé en sólo 40 minutos, desde donde posteriormente tomamos el metro hasta la estación de Santa Cecilia, donde se encontraba nuestro alojamiento.


-------------------------------------
Fecha: Sábado 23 de julio de 2016
Origen: Río de Janeiro Galeao (GIG)
Destino: Sao Paulo, Guarulhos (GRU)
Aerolínea: LATAM Brasil
Vuelo: 3687
Horario: 18:45
Avión: B767-300

Habían pasado dos semanas desde nuestra llegaba a Brasil, donde visitamos Sao Paulo, Paraty y Río de Janeiro, por lo que iba siendo hora de emprender el regreso a nuestro país. El regresó inició en el aeropuerto de Galeao, al cual llegamos desde el barrio de Botafogo usando UBER por sólo 35 reales, llegamos en algo así como 30 minutos.

Nuestro vuelo partía de la terminal 2, llegamos a las 16:00, imprimimos nuestros pases de abordar y entregamos el equipaje en el área de vuelos domésticos, tardamos cerca de 30 minutos en completar éste proceso debido a la cantidad de personas delante de nosotros.

Posteriormente nos dirigimos al área de comidas, llevábamos algo de comer hecho en casa, así que no hubo necesidad de comprar algo, salvo unos postrecillos. Una hora antes de la hora de abordaje indicada pasamos seguridad, la cual fue muy rápida y nos dispusimos a buscar nuestra sala, no recuerdo el número pero era aquella localizada en el límite en el área nacional e internacional, ya que esta sala tiene paredes móviles dependiendo las necesidades que se presenten.

Elegí éste vuelo por la única razón que era operado en 767 y en vuelo doméstico, una buena oportunidad para tener un servicio local en un wide body, sí, es algo muy aviation fan, pero por eso lo elegí. Además de la módica cantidad de 27 dólares que costaron los pasajes. El embarque inició a tiempo, y a las 18:30 estábamos listos para despegar, nuestros asientos eran los 35L y 35K, el interior del 767 había sido renovado y parecía completamente nuevo. Muy cómodos los asientos y el sistema de entretenimiento muy moderno. Despegamos unos 10 minutos después de itinerario, y aterrizamos a la hora indicada. El servicio abordo consistió en una bebida fría, los 45-50 minutos que duró el vuelo me la pasé jugando Póquer, el aterrizaje fue algo brusco y el avión tomó más tiempo para frenar, algunas cosas cayeron de manos de los pasajeros.

El descenso fue por posición remota, el equipaje fue entregado con poco tiempo de espera y rápidamente salimos para tomar el autobús al metro y después el metro para llegar a casa. Aún nos quedaban dos días en Sao Paulo.
--------------------------------------
 
Última edición:
Fecha: Lunes 25 de julio de 2016
Origen: Sao Paulo, Guarulhos (GRU)
Destino: Santiago de Chile (SCL)
Aerolínea: LATAM Airlines
Vuelo: 751
Horario: 16:20
Avión: B767-300
---------------------------------------

Fecha: Lunes 25 de julio de 2016
Origen: Ciudad de México, Terminal 1 (MEX)
Destino: Santiago de Chile (SCL)
Aerolínea: LATAM Airlines
Vuelo: 622
Horario: 22:55
Avión: B787-800
----------------------------------------
Fecha: Jueves 7 de julio de 2016
Origen: Ciudad de México, Terminal 1 (MEX)
Destino: Villahermosa (VSA)
Aerolínea: Volaris
Vuelo: 768
Horario: 17:55
Avión: A319-200
 
Atrás
Arriba