Afectaciones a la Aviación debido al COVID-19

kik

Well-Known Member
Comisión Europea aprueba plan de ayuda para Air France por 4,000 millones de euros

La Comisión Europea aprobó este martes un plan de ayuda del gobierno francés a Air France, duramente afectada por el derrumbe del tráfico aéreo provocado por la pandemia de Covid-19, por un monto de 4,000 millones de euros (unos 4,725 millones de dólares).

En contrapartida de esta ayuda, "Air France se compromete a poner a disposición segmentos horarios en el saturado aeropuerto de Paris Orly, donde" la compañía francesa "tiene un poder significativo en el mercado. Estas disposiciones dan a los demás transportistas competidores la posibilidad de ampliar sus actividades en este aeropuerto" declaró en un comunicado la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, para justificar la luz verde del plan.

En total, 18 segmentos horarios serán cedidos a otras compañías, anunció el ministro francés de Economia Bruno Le Maire.

En el marco de este plan el Estado francés será autorizado a tener hasta "un poco menos del 30%" del capital de Air France, contra un 14.3% actualmente, precisó.

La recapitalización de Air France prevé "la conversión del préstamo de Estado de 3,000 millones de euros ya acordado por Francia (en 2020) en un instrumento de capital híbrido" así como en "una inyección de capital por el Estado" vía un aumento de capital de hasta 1,000 millones de euros "abierto a los actuales accionistas y al mercado", indicó un comunicado de la Comisión Europea.

KLM, el socio holandés en el seno del grupo Air France-KLM, no se beneficiará de la ayuda, según la Comisión.

Air France-KLM anunció el martes que prevé una pérdida de explotación de 1,300 millones de euros en el primer trimestre del año.

Su director general Benjamin Smith consideró que la ayuda pública le aportará "una mayor estabilidad para seguir adelante cuando empiece la recuperación".

fuente y link:

 

kik

Well-Known Member
THE WALL STREET JOURNAL El flujo de aire limita la transmisión del coronavirus dentro de un avión. ¿Pero qué sucede si el aire no circula?

THE WALL STREET JOURNAL

El flujo de aire limita la transmisión del coronavirus dentro de un avión. ¿Pero qué sucede si el aire no circula?

Hay ocasiones excepcionales en que la circulación se detiene y los pasajeros están a bordo, y expertos dicen que podrían ser peligrosas, aunque los cubrebocas ofrecen protección.

A medida que las multitudes regresan a los cielos y las cabinas vuelven a abarrotarse, es importante que los pasajeros pongan atención a las temperaturas y el ruido en cabina. Si está extrañamente silencioso y el aire se siente sofocante, deberían evitar quitarse el cubrebocas, ni siquiera para dar un sorbo de café o agua, y quejarse rápidamente con asistentes de vuelo.

Durante el vuelo, los motores principales del avión hacen funcionar la ventilación en cabina. El aire en la cabina circula al sistema desde conductos al nivel del piso y pasa a través de filtros de grado hospitalario con capacidad para eliminar virus. Ese aire se mezcla con aire fresco y es enviado de vuelta a la cabina a través de conductos en el techo. El flujo hacia abajo evita que partículas virales se muevan horizontalmente hacia otros pasajeros, y el flujo del aire es considerable. Al operar con normalidad, el aire en cabina se intercambia por una mezcla de aire fresco y filtrado cada dos a tres minutos.

En tierra, hay dos formas de mantener el aire circulando cuando los motores están apagados. Una es con la Unidad de Potencia Auxiliar -un motor en la cola de todos los aviones de pasajeros comúnmente llamada APU, por sus siglas en inglés- y la otra es con aire bombeado al interior desde un compresor de aire en la puerta a través de un enorme tubo amarillo y flexible.

En ambos casos, el aire pasa por filtros de Aire Particulado de Alta Eficiencia (HEPA, por sus siglas en inglés) del avión, y el aire en cabina se renueva cada cinco a seis minutos, más lentamente que al volar.

Cerca del inicio de la pandemia, Boeing emitió una recomendación a las aerolíneas de que usaran energía de la APU a bordo para operar la ventilación a máxima potencia en tierra a fin de evitar periodos sin circulación de aire. Antes de la pandemia, las aerolíneas por lo general usaban aire terrestre para ahorrar el gasto de consumir combustible de avión para operar la APU.

En julio, United cambió sus procedimientos para que el flujo de aire de la APU operara a máxima potencia durante el abordaje y el desembarque, para incrementar el flujo de aire por encima de los sistemas terrestres.

Muchas aerolíneas dicen que todavía usan una combinación, al operar típicamente la APU hasta que la aeronave está estacionada y cambiar entonces a aire bombeado desde tierra.

Para evitar intervalos prolongados en la transición de un sistema a otro, Southwest requiere que los capitanes "permanezcan en su lugar en la cabina hasta que se observe una señal visual del equipo de operaciones terrestres confirmando que el aire en tierra está conectado", dice el vocero Brian Parrish.

Leonard Marcus, director de la Iniciativa de Salud Pública de Aviación de la Universidad de Harvard, señala que investigadores han descubierto que es importante que la ventilación funcione a máxima potencia en tierra.

"El riesgo de transmisión se incrementa cuando las personas van y vienen por el pasillo, cuando colocan su equipaje en el compartimento superior, cuando respiran una encima de otras", apunta Marcus. "Así que para compensar eso, hay que mantener el flujo de aire circulando, lo cual resulta cierto para todas las enfermedades transmisibles de esta naturaleza".

American señala que sus procedimientos requieren el uso de aire terrestre mientras se está en la puerta y durante el abordaje.

La vocera Sarah Jantz indica que los capitanes pueden encender la APU a discreción "si el flujo de aire preacondicionado no es suficiente" o no basta para enfriar la aeronave. American no cambió los procedimientos durante la pandemia, pero sí suministró educación adicional a las tripulaciones "para asegurar una ventilación óptima", informa.

Estudios han mostrado que los sistemas de ventilación en cabina sí mitigan la propagación de virus, pero cuando hay personas infectadas a bordo, los pasajeros que corren más riesgo son por lo general los que están sentados en una "zona peligrosa" de dos hileras adelante y dos atrás del pasajero infectado.

Las afirmaciones de las aerolíneas sobre la seguridad al viajar se predicen con base en los sistemas de ventilación en funcionamiento.

Un estudio de la Escuela de Salud Pública de Harvard en octubre, financiado por la industria de las aerolíneas, usó modelos matemáticos y descubrió un bajo riesgo de transmisión de coronavirus en aviones debido a un enfoque de capas, que incluye ventilación en la aeronave y cubrebocas.

El estudio, dirigido por Marcus, de hecho recomendaba ampliar "el nivel de ventilación en vuelo mientras se está en tierra".

No calculó el riesgo de estar en un avión con periodos incluso breves con poca, o ninguna, ventilación.

Edición del artículo original

fuente y link:

[/URL]
 
Arriba